Meridian

23 abr. 2011 2 comentarios

Vida. Muerte. Y lo que hay en el medio.

«Me llamo Meridian Sozu. Soy una Fenestra. Siempre he compartido mi mundo con los muertos y los que estaban a punto de morir. Pero nunca entendí lo que eso significaba de verdad hasta que cumplí los dieciséis años y vislumbré mi propia inmortalidad…»

Meridian, una adolescente de dieciséis años, siempre ha estado rodeada de muerte. Cuando era una niña, insectos, ratones y salamandras acudían a su cama para morir. Y conforme fue creciendo, los animales que iban a ella iban siendo cada vez más grandes, hasta que pronto empezaron a ir a su propio colegio para morir en su presencia. Meridian se convirtió entonces en una marginada, apodada por sus compañeros como  «La Muerte»,  «La Enterradora» y «La Bruja».  Lo que nadie sabe es que cada vez que ve a algún ser morir, su cuerpo se debilita y la soledad se va apoderando de su espíritu.

Entonces, al cumplir los dieciséis, es testigo de un mortal accidente de tráfico, y aunque sale ilesa del percance, el cuerpo de Meridian estalla ante el dolor de las víctimas.

Antes de que pueda recuperarse por completo, a Meridian la dicen que es un peligro para su familia y todos los que la rodean, así que decide irse a casa de su tía abuela en Revelation, Colorado. Allí descubre el secreto que su madre la ha estado ocultando toda su vida: es una fenestra, mitad ángel, mitad humana, y un vínculo entre los vivos y los muertos. Ahora, es de vital importancia que aprenda a ayudar a las almas de los humanos a pasar al Otro Lado, para preservar el equilibrio entre el Bien y el Mal en la Tierra.  Pero Meridian y su protector y amor, Tens tendrán que enfrentarse al enorme peligro que suponen los Aternoci, un grupo de fuerzas oscuras que se dedican a capturar almas vulnerables a punto de morir.

La mejor manera de saber si es una Fenestra es comprobando la fecha de nacimiento. Su llanto es el primero en oírse la medianoche del veintiuno de diciembre. Los demás pueden ser del veinte o del veintidós, pero una Fenestra siempre llegará al mundo el día del solsticio de invierno. El alba más oscura del año da a luz a la más intensa de las luces.

2 comentarios:

  • Dara dijo...

    pues tengo que decir que sintiendolo mucho me lei este libro pero no me gusto nada
    para mi gusto uno de los peores libros que he leido :(

Publicar un comentario

 

©Copyright 2014 F. A. ♥ Novedades